De ESAS corridas en el Rommel

Esta mañana tuvimos la increíble oportunidad de entrenar en el estadio Rommel Fernández. La energía con sólo pisar el lugar es alucinante. IMG_5466No hace falta tener estadio lleno haciéndote barra para que te sientas grande. Siempre que entro a la pista, por el túnel tipo equipo jugando en SuperBowl, se me viene a la cabeza aquellos juegos Centroamericanos celebrados en Panamá hace un par de años, donde uno de los mejores talentos que ha tenido el país en atletismo, una de las hermanas Ferris, creo que era María, competía en los 5000 metros. Ese estadio se venía abajo. María estaba en otro nivel contra las rivales, e hizo esos 5 kilómetros suyos. La gente gritaba, saltaba, y tiraba cerveza al aire. Era una euforia increíble. De igual manera se siente cada vez que vamos al Estadio a ver a la sele jugar. Ni hablar del último juego, donde por fin logramos clasificación al mundial. Así que con tantos buenos recuerdos y con tantas buenas historias, decir que el Rommel tiene su encanto y que, aunque por un momento, te hace sentir especial, se queda corto.

El trabajo del día, uno de los más duros de todo el training a Boston creo, eran 30 x 400. Es decir 30 veces 400 metros.Para los que desconocen, Una vuelta a la pista son 400 metros. O sea que, visto desde otra manera, eran 30 vueltas. 30 horribles, duras y calientes vueltas. Llegamos temprano, como había pedido el coach, pero para no perder la costumbre, la seguridad del estadio hizo que la entrada fuese demorada para los atletas. Así que una vez logramos entrar, todo el mundo ubico su maletaje y nos fuimos a hacer un par de vueltas a la pista para el calentamiento. Después de la entrada en calor, cada cual buscó sus innumerables termos con hidratación y sus geles o gomas y los posicionó estratégicamente. Esto de correr en la pista no es tan sencillo como parece. Igual que cuando se maneja bicicleta, tiene un tipo de reglas de cortesía y seguridad. No se usa música, no se corre en pared (y nosotros somos expertos corriendo en pared), si escuchas que viene alguien para rebasarte, pues hazte hacia afuera para que pase por dentro del carril y lo más importante es, cuando termines el intérvalo, no pares justamente allí porque viene gente detrás. Así que, dicho eso, yo busqué dentro de la grama unos metros más adelante, sin pisar la cancha -porque eso es prohibido y un sacrilegio- tiré mis termos, mi gel y unas gomitas que le llevé a mi papá, porque él nunca lleva, aunque hoy tengo que felicitarlo porque llevó agua (Así de difícil estaba el entrenamiento que hasta mi papá tenía miedo, y él NUNCA tiene miedo). IMG_5478Se alineó todo el mundo (éramos como 25) en el carril de adentro y arrancamos. Las primeras dos o tres, como casi siempre, se sintieron un poco más duras. Estábamos allí Joliz, Ana, Martha y yo. El plan era tratar de que saliera juntas. Fueron pasando las vueltas y cuando llegamos a la décima, bajamos uno o dos segundos más rápido. De la 10 a la 20, tengo que decir que todavía estaba bien. Sentía la respiración controlada y seguíamos juntas tal cual habíamos establecido el pace. IMG_5472Hasta recuerdo pasar cerquita de la raya del cuadro de futbol y pensar, “wow aquí pasó Román cuando metió el gol para ir al mundial”, Señal de que, dentro de mi cansancio, todavía había cabeza para pensar en otras cosas. Cuando tocaba la vuelta 21, fue que entré en una tercera dimensión. Sólo recuerdo haber visto como a 10 metros de la partida, el letrero que Luis Hurtado había impreso con el logo de Boston Marathon que decía “Faltan 59 días. If you aren’t willing to work for it, don’t complain about not having it”.IMG_5477 y así, con el empuje de esa frase, llegamos al intervalo número 25. IMG_5485En ese se unió Pedro, que estuvo a punto de tirar el training por la borda, pero la presión de grupo ayudó y tomó la punta del pelotón y jaló los últimos 4 intervalos para que salieran. La felicidad de la misión cumplida y la tarea lograda es increíble porque el miedo con la que íbamos a atacar esa tarea se podía sentir. Así que, aunque parecíamos muertos salidos de la tumba, el sentimiento era felicidad y orgullo de un entrenamiento difícil hecho. Gracias a Dios estaban Flori y Tony para documentar esa matanza.

Sé que lo digo constantemente, pero esto de correr es TANTO trabajo en equipo. Existe la percepción equivocada de que es un deporte individual, pero todo lo que logras hasta llegar a esa línea de partida, se logra con equipo. Si me preguntas que me hubiese salido hoy si lo hubiese hecho sola, te diría que quizás 10, y con mucho esfuerzo. IMG_5464Todo está en la cabeza y en las ganas de la gente con quien te rodeas. Porque todo lo bueno se pega. Las cosas que uno logra la mayoría de las veces, no son sólo por mérito propio. A tu esfuerzo tienes que añadirle Siempre el hecho de que hay gente que cree en ti y te empuja a querer dar un poco más. Y ese poco es lo que un día te hace mirar atrás y sentir orgullo de lo lejos que has llegado. Agradezco a Dios por mi team y por mi salud. Nada más cierto que la frase “Teamwork makes the Dream Work”. ¡Al team, gracias!

IMG_5463

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s