Recap: Miami Half Marathon.

Si estás perdiendo la fé en el ser humano, solo mira una Maratón.  Es una combinación de fortaleza, superación, espíritu de triunfo y deseos de cumplir una meta que te deja siempre con ganas de salir corriendo y ser tu quien cruza la meta. El pasado fin de semana salimos un grupo de amigos, la mayoría parte del mismo equipo, a correr la media maratón de Miami.  Había de todo. Estaban los que íbamos por un Personal Record (PR), estaban los que iban con poco entrenamiento e iban nada más por cruzar la meta, y estaban los que corrían la distancia por primera vez. Ninguna meta más grande que la otra. Todo el mundo con las mismas mariposas en el estómago que la primera vez que nos trazamos esa meta. Así que cada cual entendía al otro. Después de tanto entreno, sacrificio y disciplina, sobre todo que toca entrenar en una época difícil, por ser navidad y año nuevo, se acercaba ya la hora cero.

Partimos la mayoría el viernes muy temprano por la mañana. 8B444CD1-B8DA-4566-A5D3-04B3B15E2ED8Como cualquier otro viaje en grupo, siempre encontrarse en el aeropuerto es motivo de alegría. Cada cual entró por su lado y nos fuimos encontrando en el gate. Estaba todo el mundo comiendo pan, para carbload, aunque yo diría que era más para aplacar los nervios que otra cosa. Si había un momento donde había excusa para comer pan, era ahora. Como dice mi nutricionista cuando no me porto muy bien con la comida– “no has hecho dieta hasta ahora, no vas a hacerla el fin de semana de la carrera”. Así que llenos de pan, nos fuimos rumbo a Miami. Siempre en ese vuelo la gente habla de su estrategia de carrera porque van indecisos sobre su meta. Yo estaba bastante clara la verdad. Había trabajado en mi plan esa semana, y ya había dado con el número que quería hacer, comenzando en un paso algo cómodo y cerrando duro, terminando en un tiempo que mis entrenamientos dictaban que podía, pero me sentía un poco incrédula de si era capaz.  Mis planes siempre los hago en negative splits.

fdb4ed1a-508f-49d7-b831-092f54bac065Eso significa que comienzas la primera parte de la carrera considerablemente más lento que la segunda. Hay quienes salen en even splits y les resulta. O sea que corren toda la carrera más o menos igual.
En mi caso, traté de no darle mucha cabida a esa conversación para no enredarme, me metí a ver una serie de Netflix que me habían recomendado y en eso se pasó el vuelo.

Llegamos a Miami, gracias a Dios sin contratiempos y nos instalamos en el hotel. Apenas salimos a la calle, cada cual para diferentes sitios a pasar la tarde, todos coincidimos con el mismo miedo.

El viento huracanado iba a ser protagonista en la carrera. Habíamos contado con lluvia y algo de calor (jamás como Panamá), pero nadie había tomado en cuenta que el viento era casi salido del huracán Katrina.  IMG_5718Pero bueno, el sábado hicimos el rutinario shakeout run y fuimos al expo – la mejor expo que he ido en mucho tiempo by the way — a recoger nuestros BIB Numbers, todo el mundo hizo el shopping de running pertinente y para el bus. Fuimos a almorzar todos juntos y luego al hotel. Ordenamos el gear completo y descansamos algo.IMG_0120Esa noche salimos a cenar cada cual por nuestro lado y al hotel. Mi comadre que era mi roomate, se sentó esa noche conmigo a repasar el plan. Los entrenamientos nos habían salido igual así que estábamos contando con poder hacer esa carrera juntas. Siempre es mejor cuando corres con alguien. Ese empuje funciona muchísimo. Dividimos la carrera en 4 pedazos por temor al viento, luego decidimos que en dos y bueno, ya estaban los números trazados así que era solo cuestión de poner un pie delante del otro, aguantarse en los primeros kilómetros sin dejarse ir con la emoción de la carrera, y los últimos kilómetros apretar los dientes y como dirían mis amigos chamos, echarle bolas.

Sonó el despertador muy MUY temprano. Había que salir del hotel a las 4:50 am porque los corrales del start line (literalmente corrales como las vacas, es el lugar donde te ubican antes de dar partida según tu tiempo estimado de terminar) cerraban a las 5:45am puntual, además de que queríamos calentar por lo menos 20 minutos.IMG_4809 Me toco corral D con un buen grupito. Mi papá, Sofía, Nicole, Stasia y Tao. Habíamos quedado divididas del resto de la banda, y la mayoría que íbamos por la misma meta estaban en el C. Así que nosotros saldríamos un par de minutos más tarde. Fueron pasando los minutos, llegamos a la Línea de Partida en el American Airlines Arena en Biscayne Blvd y en un abrir y cerrar de ojos estábamos corriendo.

A Los primeros 500 metros, estaba mi mamá parada en una baranda con una campana gritando a todo pulmón. ¡Qué manera de empezar la carrera! Giramos a la derecha y empezamos con el plan. Los primeros 2 kilómetros de esta carrera son los más complicados. Empieza en el MacArthur Causeway que es un puente larguísimo. Una loma eterna, que una vez la pasas básicamente el resto de la carrera es a nivel del mar. Cuando entramos a Miami Beach, íbamos perfecto con el plan, quizás un par de segundos más rápido, pero bien. Todo el tiempo estuve pensando en el viento una vez llegáramos a la playa. Le tenía miedo al paso del plan, porque pensé que el viento podía pasarme la factura en los últimos kilómetros. Así fue como entrando al icónico Ocean Drive, Sofía siguiendo el plan apretó el paso y yo decidí aguantar un poco. Tuvimos la breve conversación de alternarnos para cubrir el viento, pero en mi cabeza no me quedaba claro que la comadre podría servirme de ningún tipo de escudo, siendo casi la mitad mía. Así que, sin decir mucho, yo vi mi reloj y apreté el paso cautelosamente y Sof le echó huevos, como era el plan. En el kilómetro 14, ya en el regreso desde la playa en el Venetian Causeway, cuando vi que el viento era de cola apreté los dientes y traté de empatar con lo que había escrito en mi plan de carrera, pero capté que había guardado mucho y jamás iba a lograr recuperar esos minutos. Sí estaba segura que iba a hacer mi mejor tiempo, por mucho, así que estaba contenta.

Entre en los últimos kilómetros y le metí todo el tanque de gasolina que había en mis piernas. Crucé la meta en 1:42:03, feliz por mi PR de 11 minutos, muy ansiosa por ver que había pasado con el resto de mi banda que tenían metas ambiciosas y con la Lección 101 de cosas que NO hay que improvisar durante la carrera. Siempre, SIEMPRE, sigue tu plan de carrera.

Me encontré justo antes de salir fuera del área de meta con las muchachas. Todas con unos súper tiempos, y muy contentas. Martha, Joliz, Angelita, Dani Wagner y el coach ya habían terminado y habían hecho súper tiempo todas. Sof había seguido el plan, y creo que le gano a los kenyanos. Hizo, la módica suma de – insert drum rolls — 1 hora 37 minutos. Corrió el plan a la perfección y el esfuerzo pagó. Después me enteré que María había sufrido como nunca. Cruzó esa meta en un tiempazo y con cero en el tanque de reserva. Joliz hizo su mejor tiempo y con un gran resfriado. Martha que dice que se quemó, hizo su mejor tiempo y Dani Wagner, con casi que 3 días de entrenamiento llegó debajo de 1:40. Ella es claro ejemplo que el que la tiene, la tiene. Salimos a buscar nuestras maletas y esperar el resto de la banda que venían cruzando la meta.IMG_4883El resto de las chicas hicieron súper tiempos. Nicole cruzo en 1:45. La Dra. También mejoró su tiempo por un minuto. Y así llegaron el resto. Me dio mucha alegría ver a mi papá. Dice que tuvo que parar a recoger a un tipo que estaba regado en el piso, y que por eso no hizo 1:59. Encima de ser un increíble corredor, es el mejor ser humano que existe. Por otro lado, el coach debe estar orgullosísimo. No estoy segura de cuantos PR tuvo en total de sus atletas, pero seguro fueron más de 10 (Éramos como 20 del team).

Nunca deja de impresionarme este deporte. Hay que entrenar el cuerpo. Tienes que correr todos los kilómetros en entrenamiento, hay que comer lo justo y necesario para estar en el peso adecuado (algo que aún no logro dominar porque yo AMO comer), tienes que hidratarte como si dependieras de eso, tienes que dejar de ingerir alcohol y tienes que alzar pesas para asegurarte que tus músculos aguanten los cientos de kilómetros que le metes a las piernas. Pero lo más increíble de este deporte, es que, si no entrenas la cabeza para lograr lo que quieres, si tu mente no está entrenada para creerte de lo que eres capaz, no vas a llegar a ningún lado. Por eso es tan importante creértelo. Creerte que aun cuando hay viento, tu puedes. Creerte que aun cuando hace calor, tu puedes. Y lo más importante, es creerte que tu cuerpo es capaz de hacer todo lo que tu mente y tu corazón manden. Así que ya sabes. Créetelo y dale! #KeepGoing #LikeAGirl

Mela

#RunMelaRun

IMG_4839 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s